title icon

Marbelaw Abogadas: «Somos un buen equipo y eso lo notan los clientes»

Marbelaw Abogadas: «Somos un buen equipo y eso lo notan los clientes»

Por Decomarbella

La Firma MARBELAW ABOGADAS nace de la necesidad de integrar calidad jurídica, profesionalidad y cercanía en cada asunto y cliente del Despacho.

Tras más de doce años de ejercicio de la abogacía, MARBELAW ABOGADAS ofrece un asesoramiento jurídico global, en el que la prevención y la resolución de conflictos a través de la mediación extrajudicial resulta clave en el enfoque de nuestro trabajo.

Ángela Domínguez Benítez es Licenciada en Derecho por la Universidad de Sevilla. Comenzó su andadura profesional en despachos unipersonales sevillanos, pasando en 2011 a formar parte del Departamento Procesal de la Firma DELOITTE ABOGADOS, donde ejerció como Abogado Asociado, especialista en materia civil y mercantil, así como en la implementación y revisión de medidas en materia de compliance en sociedades y prevención del blanqueo de capitales.

En 2014 se incorporó al Despacho Martínez-Echevarría Abogados, en su sede de Marbella, añadiendo a sus funciones en la abogacía, la de mediación extrajudicial,especialmente en el ámbito bancario y sucesorio.

Ha impartido clases en el Máster de la Abogacía de la Facultad de Derecho de la Universidad de Jaén durante los cursos académicos 2014 y 2015.

Julia Crespo Biehler es Licenciada en Derecho por la Universidad de Málaga en 2001. Tras concluir la pasantía en el despacho familiar fundado por su padre, inició las oposiciones a Letrado de la Administración de Justicia y a las carreras judicial y fiscal.

Nombrada Juez sustituta, ha servido en los distintos órganos jurisdiccionales de la provincia de Málaga hasta 2013, año en que se reincorpora al ejercicio de la abogacía en el despacho marbellí Balms Abogados desarrollando su actividad profesional en las áreas civil y penal, especializándose en derecho de familia. Posteriormente inicia una nueva etapa profesional en la firma Martínez Echevarría Abogados, donde continúa su la labor como abogada penalista y de familia y tiene la oportunidad de trabajar en asuntos de derecho mercantil y bancario, especializándose en derechos de los consumidores en contratos con entidades financieras.

Accede al turno de oficio por méritos profesionales en el año 2017 estando habilitada en el partido judicial de Marbella. Ha sido ponente en diversos cursos y actividades formativas relacionadas con el derecho penal y administrativo.

– ¿Qué os llevó al mundo del derecho? ¿Pasión o vocación?

Ángela: En mi caso, creo que es absolutamente vocacional. En mi entorno familiar no había antecedentes de personas relacionadas con el Derecho, pero tuve bastante claro que esa era la carrera que quería estudiar y que el ejercicio de la abogacía sería mi profesión desde el inicio. De hecho, cuando con otros compañeros comentamos qué hubiésemos elegido si no fuera la abogacía, realmente no sé qué contestar porque no puedo pensar en mí en otro papel que no sea el de abogada (aunque, a veces, esté deseando jubilarme, jejeje).

Julia: A diferencia de Ángela, vengo de una familia de gran tradición jurídica. Casi toda mi familia paterna tiene que ver con el mundo del derecho. Mi abuelo era abogado, mi padre es abogado, tengo tíos Notarios, Registradores, etc, así que puedo decir que lo he vivido desde la cuna. Por ello creo que en mi caso es tradición vocación, puesto que entiendo que es una profesión muy difícil de llevar si no tienes vocación.

– ¿En qué aspectos de nuestra vida profesional y personal es más necesario el papel de un abogado?

Ángela: Como Mediadora estoy absolutamente convencida de que el abogado deber ser una figura que ayude a la prevención del conflicto. En nuestro país, los clientes siempre han acudido al abogado cuando ya tenían un problema judicial, sin embargo, deberíamos concienciarnos que, al igual que procuramos anticiparnos a otro tipo de problemas, si contamos con un abogado que nos asesore bien en cualquier momento de nuestra vida cuando vayamos a obligarnos con algo o alguien (productos con entidades financieras, contratos entre empresas o particulares,  negociaciones, acuerdos en el ámbito laboral o familiar, etc.) evitaremos en gran medida que esa operación vaya a suponernos un problema en el futuro o, al menos, nos estaremos asegurando que su resolución sea rápida y sencilla.

Julia: Estoy muy de acuerdo con lo que comenta Ángela, es un lema en nuestro despacho el “intentar un acuerdo”. La contienda judicial ha de ser la última ratio, para ello hay que dar al cliente todas las opciones posibles y hacerle ver que muchas veces el ceder no es perder. El Abogado, en la mayoría de países es fundamental para cualquier operación de la  ida cotidiana de las personas, la mayoría de extranjeros que llegan a España no realizan ningún trámite si no es supervisado por un abogado, desde el más sencillo al más complejo. Creo que esa forma de pensar evita muchos problemas en el futuro.

– ¿Qué parte de vuestro trabajo os gusta más?

Ángela: Aunque es la que más estrés y nervios me provoca, confieso que me gusta bastante la parte de ir a juicio y actuar en sala…

Julia: La verdad que me encanta el lado humano de nuestra profesión, el ayudar y solventar los problemas ajenos normalmente conlleva grandes satisfacciones, aunque he de econocer, que, como mi socia, el gusanillo de ir a juicio es de las cosas que más me gusta, a pesar de los nervios, como bien dice Ángela que provoca. Da igual los años de profesión que tengas, siempre te pones nervioso ante un juicio.

– ¿Cómo afrontasteis vuestro primer juicio?

Ángela: ¡Con muchos nervios! Yo justo me acababa de colegiar, así que me lo  preparé casi más que cualquier examen de la carrera… Además, antes de que empezaran a grabar, avisé de que era mi primer juicio, por si metía la pata en algo para que no me lo tuvieran en cuenta…

Julia: Estudié muchísimo para mi primer juicio, llevaba todo perfectamente preparado, lo recordaré siempre que hasta lo ensayé con mi padre y, sin embargo, para mi sorpresa, cuando llegué al Juzgado la parte contraria me ofreció un acuerdo, que aceptamos por supuesto, y no pude decir nada de lo que me había preparado.

– ¿Qué diferencia a MARBELAW de la competencia?

Ángela: La transparencia, sinceridad y cercanía al cliente y el tratar cada asunto como si fuera el más importante. Procuramos que los clientes se sientan en la confianza  plena de que están en buenas manos. Desgraciadamente en nuestro trabajo  muchas veces el resultado no depende de nosotras (depende de un juez),  pero al menos sí intentamos que el cliente se vaya con la certeza de que  estamos haciendo todo lo que está  a nuestro alcance para proteger sus  intereses y que nuestra dedicación a su tema es plena.

Julia: Para añadir algo a lo dicho por Ángela, al haber pasado las dos por diferentes despachos antes de crear  Marbelaw ha hecho que tuviéramos muy claro qué queríamos y qué no en nuestro Despacho, hemos intentado unir todo lo bueno de lo aprendido y aplicarlo en nuestra empresa, y eso creo que se nota. Un punto que para nosotras, por ejemplo, es primordial es la fidelización del cliente. Es importante que un cliente se sienta cómodo y confíe en nosotras para cualquiera de los temas que puedan surgir a lo largo de su vida.

– ¿Qué ventajas aporta un binomio femenino como el vuestro?

Ángela: El hecho de ser mujeres no creo que suponga que vayamos a contar (o nuestros clientes cuenten) con ventajas respecto a otros despachos liderados por hombres. Sin embargo, sí que a veces algunos clientes pueden notar más empatía o sensibilidad en temas que conllevan una parte personal delicada. En cualquier caso, al ser dos, procuramos siempre comentarnos cualquier duda y que las estrategias a seguir estén valoradas y consensuadas entre ambas, lo que suele dar más seguridad a los clientes.

Julia: Es cierto que, como bien dice Ángela, hay determinados clientes que nos han elegido por el hecho de ser un despacho de mujeres, porque para un determinado tema lo preferían, pero creo que lo primordial no es el hecho de que seamos mujeres, sino que tenemos muy claro cómo queremos trabajar y tratar a nuestros clientes. La implicación mutua en cada caso es primordial y eso al final se nota, somos un buen equipo y eso se transmite a los clientes.

– ¿Cómo ha ido creciendo vuestro equipo y cuál es la estrategia que sigue vuestro despacho con las nuevas incorporaciones?

Ángela: Estamos intentando ir dando pasos pequeños pero seguros y no desviarnos de nuestra idea de tener un despacho donde la excelencia en el servicio sea lo esencial. En estos dos últimos años el volumen de trabajo ha crecido mucho, por lo que era inevitable tener que contar con otros abogados para seguir ofreciendo la misma calidad en el servicio. La incorporación, además, de un Director de Operaciones (que es una figura poco habitual en nuestro campo), ha sido algo que, desde el inicio, teníamos en mente para que nuestro crecimiento fuera inteligente y tanto la parte de estrategia interna del negocio como la parte comercial esté dirigida por un profesional en la materia como David, y que nosotras podamos centrarnos en la parte técnica de lo que es un despacho de abogados.

Julia: Estoy 100% de acuerdo con lo manifestado por mi socia. Sólo me queda añadir que ojalá, tengamos que hacer muchas nuevas incorporaciones, que ello será señal de que amos por buen camino.

– ¿Cómo se ha adaptado vuestro despacho a las circunstancias de la actual crisis sanitaria?

Ángela: A pesar del Covid, hemos seguido teniendo muchísimo trabajo en los últimos meses, gran parte derivada de la propia crisis (impagos, modificaciones en materia de derecho de familia, divorcios, renegociaciones de contratos, etc.). Aunque desde el inicio hemos sido considerados “servicio esencial”, en la primera fase estuvimos teletrabajando, pero pudimos reincorporarnos pronto. A día de hoy, salvo por las medidas de seguridad básicas entre empleados y con los clientes, trabajamos con relativa normalidad.

Julia: Nos hemos adaptado de la mejor manera que hemos podido, intentando siempre no perder el trato y la cercanía con nuestros clientes, pero siempre cumpliendo las medidas impuestas por el Gobierno por el bien y la seguridad de todos. Comentar que incluso en determinados Juzgados, algunas vistas las estamos haciendo de forma telemática, por lo  ue al final, nos estamos adaptando todos a esta nueva normalidad. Hemos intentado siempre que el cliente no se sintiera desatendido o preocupado por ninguno de sus temas  endientes o de los que han sobrevenido durante la pandemia, atendiéndolos con la mayor rapidez y normalidad posible, dentro de las circunstancias.

 

VER LA EDICIÓN DE LA REVISTA DECOMARBELLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Marbelaw Abogadas, S.L.P .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Marbelaw Abogadas, S.L.P.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.